Termoplástico PLA

Entre los materiales más comunes para imprimir en 3D, uno de los más usados hoy en día es el Ácido Poliláctico o PLA,  que es un termoplástico derivado de recursos renovables, pues es obtenido de la fermentación de subproductos agrícolas tales como almidón de maíz y otras sustancias ricas en carbohidratos, como la caña de azúcar, el trigo y el maíz.

Fue descubierto en 1780 por el químico sueco Carl Wilhelm Scheele, pero en sus comienzos, los altos costos de producción no le otorgaron gran atención, sin embargo, gracias a los avances en la fermentación de la glucosa su coste se ha reducido considerablemente. Además de que, por ser una opción verde, se piensa mucho más en él ahora, ya que no procede del petróleo y por si fuera se biodegrada más fácilmente.

La empresa Cargill fue una de las pioneras en desarrollar este material a escala industrial, aunque hoy en día no es la única y sin duda la competencia favorece a la reducción de los costes de producción. El PLA ya se comercializa como material para imprimir en 3D en forma de filamentos de dos grosores 1.75 y 3mm, aunque también puede encontrarse en forma de película.

 pla

Las propiedades del PLA hacen sea una opción para quienes buscan determinadas características en sus productos o en sus diseños.

El PLA puede soportar hasta 110ºC  de temperatura y tiene facilidades mecánicas similares al PET, pero es más resistente que este y por tanto en la elaboración de envases se ocupa un porcentaje menor de material. Por otra parte, a diferencia de los polímeros, su capacidad de biodegradarse es muy baja, se habla de un par de años, esto le da una gran ventaja en estos tiempos ecológicos, además de que ha resultado ser un material muy bueno en el campo quirúrgico ya que el cuerpo lo puede metabolizar.

Algunas de las críticas que se le hacen, es que a pesar de ser un producto derivado de recursos renovables, durante su producción, el PLA genera dióxido de carbono y metano, además de que, aunque no procede del petróleo, necesita de este para poderse producir, a su favor esta la razón de que consume entre 20 y 50% menos de recursos fósiles para su producción. Aunque estas son criticas validas, sigue a la vanguardia por ser de procedencia renovable, y sigue siendo una opción muy buena contra los derivados del petróleo.

Sus aplicaciones son muy amplias, desde ropa quirúrgica, bandejas de microondas, piezas para operaciones, plásticos de ingeniería, también se utiliza para desechables de bebidas, empaques de alimentos, bolsitas de té, y los desechables de alimentos como los platos y cubiertos.

Es un excelente material para imprimir en 3D, posee una gran dureza, y es difícil de moldear, quizá no parezcan características deseables en los materiales para imprimir en 3D, pero si se busca que sean más agradables al tacto y brillantes las piezas impresas, sin duda la mejor opción es el PLA. Algunos dicen que tiene un olor agradable.

Me gusta: